Receta de coca salada

Coca salada

Otras 1475 Última Actualización: 09/01/2024 Creado: 08/01/2024
Coca salada
  • Raciones: 4 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 30
  • Tiempo de Cocinado: 15
  • Calorías: 460
  • Dificultad: Fácil


Ver en Instagram

En Italia tienen la pizza, una masa alveolada a la que se suman una serie de ingredientes, mientras que en España disfrutamos de lo que se denomina coca, un plato similar, que no idéntico. La primera, como decíamos, consta de una base muy maleable, con alta hidratación y larga fermentación, sin embargo, la coca es algo más tosca, menos refinada, lo que en absoluto le resta interés. Asimismo, la pizza emplea queso como ingrediente principal, del que la coca prescinde.

Tampoco la salsa de tomate suele hacer acto de presencia, aunque actualmente, al igual que ocurrió en el ecosistema de las pizzas, las cocas no viven anquilosadas en un método ortodoxo. Igualmente, en este sitio siempre tratamos de rescatar aquellas recetas que mejor ejemplifican el legado gastronómico de una región, siendo la coca salada estandarte de Cataluña, Valencia y Baleares. Surge, como tantas otras veces hemos oído, gracias al ingenio, la casualidad y la suerte.

Aquellas masas de pan que no habían conseguido fermentar solían desecharse, ya que daban como resultado un pan plano y poco apetecible. Siempre es conveniente señalar que la pobreza es el estado natural de los pueblos, situación que empuja a las personas a agudizar el ingenio. En vez de tirar la masa, a alguien se le ocurrió aprovecharla; aplanándola y azucarándola, dispensándola como postre. Desde entonces, fueron evolucionando, apareciendo la coca salada.

Personalmente, considero que el encanto de la coca reside en una masa fina y crujiente, la cual sostiene algunos ingredientes bien seleccionados, basándonos en un criterio fundamental: que no posean demasiada humedad ni se encuentren en cantidades desproporcionadas. La humedad es enemiga natural de cualquier masa, reblandeciéndola e, impidiendo en última instancia que se cueza correctamente. Hoy os traemos una versión que promete pasar a engrosar vuestro recetario.

Ingredientes

Instrucciones

Antes de ir con las instrucciones, te recuerdo que ya está disponible a la venta mi nuevo libro: Los Consejos de la abuela.

Si quieres echarle un vistazo, o incluso comprarlo, ya sea en papel o en su versión digital, pulsa en este enlace ¡De verdad que estoy segura que te encantará!

  1. Comenzaremos disolviendo la levadura en agua tibia. Por otro lado, dispondremos la harina y la sal en un cuenco tibio, realizando un hueco en el centro en el que verteremos la mezcla anterior. Amasaremos con una espátula hasta obtener una masa blanda, poco pegajosa y manejable. Pasaremos la masa a una mesa de trabajo, enharinándola previamente para evitar que se pegue.
  2. Amasaremos suavemente 5 minutos, estirándola y plegándola sobre sí misma, sin que llegue a resultar del todo elástica, al contrario de como procederíamos con una masa de pizza. Embadurnaremos el cuenco con aceite de oliva, colocando la masa en el interior y tapándola con un paño de cocina de algodón limpio y ligeramente humedecido con agua, mejor si es caliente.
  3. La mantendremos alejada de lugares donde existan corrientes de aire, fermentándola a unos 28º durante 2 o 3 horas, o hasta que vea doblado su volumen. Evidentemente, no siempre será posible ajustar la temperatura en la cocina, no obstante, pese a tratarse de la temperatura idónea, siempre puede oscilar entre mínimo 20º y 30º máximo, ajustando la duración de levado por arriba o abajo.
  4. Transcurrido el tiempo, precalentaremos el horno a 230º, cortando una hoja de papel sulfurizado de unos 40 de lado. Esparciremos en ella un poco de sémola de trigo para estirar la masa, proporcionándonos además una base más crujiente. Colocaremos la masa en una superficie plana, dividiéndola en 4 trozos iguales, estirándolos con las manos, dejando un grosor de 2 o 3 mm.
  5. Repetiremos el proceso con el resto de bolas, sin preocuparnos demasiado por la homogeneidad, pudiendo quedar el borde un poco más abultado que el centro. Acomodaremos las masas estiradas en el papel sulfurizado, de golpe o, en su defecto, si no tuvieran espacio suficiente, de dos en dos. Sobre una bandeja de horno universal, las coceremos 10 minutos a media altura.
  6. Entretanto, preparemos la guarnición. Majaremos los ajos junto a las anchoas, formando una pasta que ligaremos poco a poco deslizando un chorro fino de aceite de oliva virgen extra. Agregaremos al mismo tiempo las endibias troceadas finamente, impregnándolas bien del aliño. Pasados los 10 minutos, sacaremos las cocas del horno y esparciremos homogéneamente el aliño.
  7. Devolveremos las cocas al horno 5 minutos más. Escalfaremos los huevos, troceándolos irregularmente para desperdigarlos por encima de las cocas una vez estén fuera del horno. Como sugerencia de presentación, te proponemos servir una coca por persona, acompañándola, por ejemplo, de una ensalada ligera. Recuerda que, preferiblemente, la consumiremos de inmediato.
  8. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Me llamo Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora web adoro la cocina ¡Espero que disfrutes de estas deliciosas recetas de la abuela tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.