Receta de focaccia de acelgas

Focaccia de acelgas

Otras 324 Última Actualización: 14/03/2024 Creado: 14/03/2024
Focaccia de acelgas
  • Raciones: 8 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 120
  • Tiempo de Cocinado: 25
  • Calorías: 450
  • Dificultad: Media


Ver en Instagram

El verdadero trauma original se presenta en la niñez, como un insulso plato de acelgas en la mesa, aguardando a que saquemos entereza suficiente como para enfrentarnos a él. Bromas aparte, lo cierto es que las acelgas gozan de escasa popularidad entre el público, limitándose a las dietas hipocalóricas o cuando atravesamos una situación de enfermedad. Aunque los lectores no lo crean, las acelgas pueden llegar a convertirse en protagonistas de un plato sabroso y disfrutable.

Pero si todavía no he logrado convencerte, te voy a enumerar sus múltiples beneficios para la salud. Esta planta herbácea, la cual se engloba en la misma familia que las remolachas, aprovechándose exclusivamente las hojas, poseen un altísimo valor nutricional. Destaca su ingente cantidad de fibra, ayudándote en procesos digestivos, sobre todo, si como la inmensa mayoría de dietas, carece de este nutriente. Asimismo, rebosa vitaminas, principalmente los denominados folatos.

Crece espontáneamente en la mayoría de regiones bañadas por el Mediterráneo, extendiéndose su cultivo por toda Europa y Estados Unidos. Posiblemente, no te venga a la cabeza de inmediato ninguna receta española que cuente con ella de manera inestimable, sin embargo, la cocina italiana nos sorprende con algunas elaboraciones dignas de mención. La focaccia de acelgas es el resultado de introducir las acelgas dentro de una masa aireada, junto al riquísimo queso de cabra.

Pese a que se trata de una receta laboriosa, el resultado seguro que no te decepcionará, permitiéndote incluir acelgas de manera recurrente en tu dieta. Especialmente los niños se muestran reacios al consumo de verduras, haciéndose necesario darles una vuelta de tuerca para mostrarlas de forma atractiva. Por supuesto, esta recetilla tiene cabida dentro de una dieta vegetariana e, incluso, como capricho excepcional en una dieta orientada a la pérdida de grasa.

Ingredientes

Instrucciones

Antes de ir con las instrucciones, te recuerdo que ya está disponible a la venta mi nuevo libro: Los Consejos de la abuela.

Si quieres echarle un vistazo, o incluso comprarlo, ya sea en papel o en su versión digital, pulsa en este enlace ¡De verdad que estoy segura que te encantará!

  1. Comenzaremos con la focaccia en sí, es decir, la masa, mezclando el agua junto al aceite, la levadura, el vino y la miel, dejando que la mezcla espume por sí sola 10 minutos. En un vaso de batidora americana, añadiremos la harina y la sal, formando un pozo, agujero por el cual deslizaremos progresivamente el líquido anterior, amasando lentamente por unos 5 minutos.
  2. Aumentaremos la velocidad, y seguiremos amasando otros 10, quedando una masa increíblemente ligera. Cubriremos la misma con un trapo húmedo, directamente en el mismo recipiente donde la amasamos durante 2 horas, o hasta que vea doblado su volumen. Untaremos con aceite una fuente de horno, extendiéndolo con una brocha hasta conseguir cubrir la superficie.
  3. La traspasaremos a la fuente, volviéndola a tapar mientras reposa 1 hora y media. Entretanto, preparemos la guarnición, rehidratando primeramente las uvas en agua caliente. Agarraremos las acelgas, separando las hojas del tallo, picando muy finamente este último. A continuación, enrollaremos las hojas, picándolas en juliana fina. Picaremos también la cebolla y el ajo en láminas.
  4. En un sauté, verteremos un chorrito de aceite de oliva virgen extra, calentándolo un par de minutos a fuego medio. Agregaremos el ajo, rehogándolo hasta dorarlo, para seguidamente ir añadiendo la parte blanca de las acelgas. Sazonaremos, incorporando el caldo y cociéndolo 10 minutos, tras los cuales, le llegará el turno a las hojas, que cocerán alrededor de 10 minutos más.
  5. Para entonces el caldo se habrá evaporado por completo, y ya fuera del fuego, añadiremos las uvas pasas convenientemente escurridas, el queso de cabra, el tomillo, el anís y la pimienta negra, pudiendo, opcionalmente, darle un ligero toque picante con cayena. Reservaremos mientras precalentamos el horno a 230º C, formando suaves incisiones con los dedos sobre la masa.
  6. Mezclaremos agua y aceite, untando superficialmente la masa con el líquido, valiéndonos de una brocha o un poco de papel de cocina que iremos empapando. Rellenaremos los huecos con la verdura, espolvoreando finalmente antes de hornearla un poco de sal, preferiblemente en escamas. Echaremos 5 cl de agua en la fuente, situándola en la parte inferior del horno.
  7. Coceremos la focaccia entre 15 y 20 minutos, dejándola enfriar por completo antes de abalanzarnos sobre ella. Del mismo modo, cabe la posibilidad de introducir el relleno dentro de la focaccia, incluyéndolo en la masa antes del último levado. Asimismo, hay quien opta por incorporarlo una vez se haya cocido la masa. Recomiendo consumirla al día siguiente como mucho.
  8. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Me llamo Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora web adoro la cocina ¡Espero que disfrutes de estas deliciosas recetas de la abuela tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.