Receta de gyozas de pollo

Gyozas de pollo

Otras 211 Última Actualización: 16/02/2024 Creado: 16/02/2024
Gyozas de pollo
  • Raciones: 8 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 60
  • Tiempo de Cocinado: 35
  • Calorías: 450
  • Dificultad: Media


Ver en Instagram

La cocina asiática ha irrumpido con fuerza en España, llegando incluso a diluirse en la cocina mediterránea. Mucho ha llovido desde el año 1968, cuando Win Wai Chan decidió emprender en rota un negocio de restauración donde abanderaría una cocina fusión entre cantonesa y americana. No ostenta el privilegio de ser el primer restaurante chino de nuestro país, sin embargo, sí podemos afirmar que es el más antiguo que aún permanece con las puertas abiertas.

A ojos occidentales, la cocina asiática es puro exotismo que se presenta de modo desbordante, colmando los sentidos de sabores y aromas que nos resultan tan atractivos como extraños. De entre todos los platos hartos conocidos ya de la rica y variada gastronomía china, las gyozas de pollo, quizá por la familiaridad de los ingredientes, es uno de los más demandados. Conocidas en Japón como dim-sum, se diferencia de estos en que primeramente se les da un golpe de plancha.

Otra particularidad de la versión japonesa, es la ingente cantidad de ajo que incorporan, así como las salsas de soja con las que se maridan. Con un aspecto similar a las empanadillas patrias, encontramos mayores sutilezas; con una masa ligera y fina, crocante, que envuelve un relleno delicioso, siendo las más populares las gyozas pollo. Admite cualquier tipo de relleno que puedas imaginar, no obstante, las de pollo, aunque comunes, logran convencer con su atribulada sencillez.

Pedir a domicilio o, incluso, adquirirlas en el supermercado en el lineal de congelados, suponen opciones rápidas cuando disponemos de poco tiempo, pero el resultado ni se parece a las caseras. A continuación llevaremos a cabo unas gyozas de pollo extraordinarias, elaborando, además del relleno, la masa, la cual resulta más sencilla de lo que podría parecer a priori. Solo necesitaremos de unos pocos ingredientes, tiempo y, sobre todo, armarnos de paciencia si es somos novatos.

Ingredientes

Instrucciones

Antes de ir con las instrucciones, te recuerdo que ya está disponible a la venta mi nuevo libro: Los Consejos de la abuela.

Si quieres echarle un vistazo, o incluso comprarlo, ya sea en papel o en su versión digital, pulsa en este enlace ¡De verdad que estoy segura que te encantará!

  1. Comenzaremos echando la harina junto a la sal en un bol, seguida del agua, que verteremos dejándola caer en un fino chorro al mismo tiempo que removemos con la otra mano. Amasaremos hasta forma una bola que no pegue, volcándola en la mesa de trabajo para continuar con el amasado por 10 minutos masa, obteniendo de este modo un acabado suave con una textura lisa.
  2. La envolveremos con papel film ras, reposándola 30 minutos. Transcurrido el tiempo, volveremos a amasarla un par de minutos hasta que se ablande, dividiéndola en dos. Taparemos una de las mitades, mientras porcionamos las otra en trozos de unos 10 g. Formaremos bolitas que chafaremos con la mano, terminando de estirarlas con un rodillo, dejándolas con 1 mm de grosor.
  3. Para ayudarnos en la tarea de estirarlas, en vez de harina de trigo, emplearemos maicena, lo que le conferirá más tarde a la masa cierto crocante. Preferiblemente, si queremos trabajar de manera delicada y fina, iremos colocando un trozo de papel de horno entre cada una de las obleas. Cuando estén todas listas, las filmaremos y servaremos en la nevera hasta que sean rellenadas.
  4. Entretanto, coceremos los contramuslos de pollo sin la piel, procurando eliminar todas las partes sebáceas. El pollo debe cocinarse hasta quedar muy tierno, lo suficiente como para poder deshilacharlo fácilmente con un tenedor. Mientras el pollo termina de hacerse, cortaremos la chalota y el puerro en brunoise fino, pochándolo en una sauté a fuego mínimo un par de minutos.
  5. Incorporaremos las hortalizas en un bol, seguidas del pollo desmigados y un chorro generoso de salsa de soja, en este caso clara. La salsa de soja clara contiene un alto porcentaje de sal, de ahí que hayamos prescindido de ella a lo largo de la receta. Aguardaremos a que la farsa se enfríe por completo, sacando la masa de gyozas de la nevera unos minutos antes para que se atempere.
  6. Ahora llega el momento más peliagudo, o si queremos, tedioso: rellenar las obleas. Con una cuchara, no demasiado cargada, tomaremos un poco del relleno, distribuyéndolo en el centro de la oblea. Procuraremos que no toque los bordes, o correríamos el riesgo de que se saliera. Con la punta de los dedos ligeramente humedecida, repasaremos el contorno donde se pliega.
  7. Procederemos con el plisado o, en su defecto, con un tenedor, tal y como harían nuestras abuelas, cerraremos la oblea, cerciorándonos de que, efectivamente, está bien pegada. Una vez tengamos todas, verteremos un fino chorro de aceite de oliva en una sartén antiadherente, calentándolo a 180º antes de que ir acomodando con suma delicadeza cada una de las gyozas de pollo.
  8. Posiblemente, sea necesario hacerlo en varias tandas. Doraremos la base, para seguidamente echar un vaso de agua de 250 ml en el fondo, sin regarlas. Taparemos y a fuego medio las cocinaremos al vapor, si necesidad de una vaporera de bambú. Contaremos 8 minutos, apagando el fuego y sirviéndolas bien calientes con un bol de salsa de soja u otra de nuestra preferencia.

Otras recetas que te pueden gustar

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Me llamo Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora web adoro la cocina ¡Espero que disfrutes de estas deliciosas recetas de la abuela tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.