Receta de mermelada de cerezas

Mermelada de cerezas

Postres 837 Última Actualización: 10/10/2023 Creado: 10/10/2023
Mermelada de cerezas
  • Raciones: 8 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 25
  • Tiempo de Cocinado: 40
  • Calorías: 250
  • Dificultad: Fácil


Ver en Instagram

Los desayunos se verían desamparados si no tuviera presencia la mermelada, una confitura dulce a base de fruta que suele extenderse sobre una tostada cubierta de mantequilla. Recientes hallazgos, confirman que los inventores de tan azucarado manjar fueron los Egipcios. Ramsés II el Grande tenía a su disposición un amplio grupo de confiteros expertos en la manufacturación de las frutas, bocados deliciosos pero a su vez precederos, de ahí la necesidad de su conservación.

Para evitar que la fruta se corrompiera, procedían a embadurnarla con miel, misma técnica que llegarían a aplicar incluso a los cadáveres, como en el caso de Alejandro Magno, un embalsamamiento primitivo pero eficaz. Otras veces, aprovechando las frutas más carnosas, se oreaban al sol y secaban en el horno, introduciéndose finalmente en vasijas repletas de agua almibarada. Cremas, confites, jarabes o mermeladas tenían un espacio en las mesas antiguas.

La Edad Media, época histórica injustamente tachada de oscurantista, trajo consigo multitud de avances en materia gastronómica, destacando el papel del azúcar, producto hasta aquel entonces exótico y desconocido. Desde entonces, las confituras se llevarían a cabo mediante la adicción de azúcar en grandes cantidades encima de las frutas, originándose el fenómeno de osmosis. Dichas exquisiteces estuvieron vetadas siglos, hasta la revolución industrial, a las clases populares.

Existen en el mercado mermeladas de casi cualquier fruta u hortaliza que podamos imaginar, siendo necesario tan solo un requisito previo: que posean por sí mismas cierta cantidad de azúcares. Curiosamente, la mermelada de cerezas no es de las más populares, al menos fuera de la esfera anglosajona, pese a que se trata de una de las frutas con mejores cualidades para dicha elaboración. Te prometemos que las tartas, crepes o tostadas no volverán a saberte igual.

Por fortuna, en España, la producción de cereza, si bien no es masiva, tampoco resulta testimonial, contando con un producto de singular calidad como la Cereza del Jerte. Esta denominación de origen ampara únicamente a las cerezas que se cosechan al norte de Cáceres, más concretamente en la zona montuosa de Trasierra - Gredos Sur. De pequeño tamaño y textura crujiente, su alto contenido en azúcares la convierte en la candidata perfecta para esta mermelada.

Ingredientes

Instrucciones

Antes de ir con las instrucciones, te recuerdo que ya está disponible a la venta mi nuevo libro: Los Consejos de la abuela.

Si quieres echarle un vistazo, o incluso comprarlo, ya sea en papel o en su versión digital, pulsa en este enlace ¡De verdad que estoy segura que te encantará!

  1. Lavaremos las cerezas colocándolos debajo de un chorro de agua fría dentro de un canasto con agujeros, por ejemplo, un escurrido de pasta. Retiraremos el pedúnculo y las deshuesaremos, partiendo las cerezas a la mitad con una puntilla y extrayendo el hueso. Por apenas diez euros encontraremos en el mercado soluciones prácticas para hacer más amena y rápida esta tarea.
  2. Dispondremos las cerezas perfectamente limpias y deshuesadas en un cazo, seguidas del azúcar y el zumo de limón, pudiendo dejarlas macerando unas horas antes de comenzar la cocción. Igualmente, saltarse este paso no afectará significativamente al resultado final. Colocaremos el cazo a fuego medio - alto, bajándolo a la mitad una vez haya roto a hervir, sin parar de remover.
  3. Como cualquier otra fruta, la cereza contiene un alto porcentaje de agua, alrededor del 80%. Durante el proceso de cocción, irá perdiendo toda el agua, evaporándose. Tras 40 minutos aproximadamente, buena parte del agua se habrá evaporado, quedando ni demasiado espesa ni muy líquida. En cualquier caso, ajustaremos la consistencia a placer jugando con el tiempo.
  4. Aquí tendremos que tomar otra decisión, la de triturar o no la mermelada. Muchos, con el afán de que esta parezca un producto totalmente natural, abogan por dejarla tal cual, con trozos visibles. Personalmente, y pese a que en parte comparto y entiendo el ánimo que les mueve, prefiero una mermelada de textura lisa, brillante, sin grumos, como salida de la trituradora de una fábrica.
  5. Pasaremos, pues, a triturarla con el túrmix, aplicando la máxima potencia y procurando que no salpique demasiado, para lo que recomiendo trasladarla a otro recipiente más alto. Trituraremos hasta lograr una mermelada fina y homogénea, desprovista de hollejos. Entretanto, herviremos unos tarros de cristal con tapa durante 15 minutos, asegurándonos así de su correcta esterilización.
  6. Finalmente, y con la mermelada aún caliente, rellenaremos los frascos, sin rebosarlos, cerrando la tapa y colocándolos boca abajo sobre un paño de algodón. Este método de vacío, aunque casero y ciertamente arcaico, suele dar un excelente resultado. Así, conseguiremos preservar la mermelada en perfectas condiciones por hasta 1 año. Una vez abierta, conservar en el frigorífico.
  7. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Me llamo Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora web adoro la cocina ¡Espero que disfrutes de estas deliciosas recetas de la abuela tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.