Receta de sopa de tomate de la abuela

Sopa de tomate de la Abuela

Sopas 11754 Última Actualización: 10/05/2023 Creado: 04/05/2023
Sopa de tomate de la Abuela
  • Raciones: 25 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: -
  • Tiempo de Cocinado: -
  • Calorías: 45
  • Dificultad: Fácil


Ver en Instagram

Hoy os traigo una tradicional receta de sopa de tomate de la abuela, que aunque en España no tiene tanta tradición como en otros países, salvo un poco en mi tierra, Andalucía, o en Extremadura, con su propia versión de la misma, es una sopa que está realmente riquísima. Vamos a conocerla un poco mejor.

Probablemente, cuando oigan hablar de la sopa de tomate, muchas personas inconscientemente pensarán en la famosa obra de la estrella del pop art Andy Warhol, quien asumiendo un carácter profundamente costumbrista, sorprendió al mundo con su archifamosa obra, que habrás visto seguro mil veces, Campbell's Soup Cans.

Desde entonces, el imaginario colectivo ha atribuido el origen de la sopa de tomate al frutero Joseph Campbell, el emprendedor detrás de Campbell Soup Company. Tenemos que viajar hasta la Guerra de Secesión para hallarla.

Como he comentado en más de una ocasión, el tomate no siempre ha gozado de una popularidad intachable, considerándose durante siglos poco más que forraje para ganado.

A Europa llegó de la mano Hernán Cortés, después de encabezar el asedio a la ciudad de Tenochtítlan, en 1521. Sin embargo, no fue hasta finales del siglo XVII cuando comienzan a aparecer recetas que incluyen esta fruta, en principio considerada venenosa.

Al igual que ha ocurrido otras tantas veces a lo largo de la historia, un conflicto bélico hizo estallar el consumo de tomate. La sobreproducción de esta prácticamente repudiada hortaliza, sumado a la escasez de otras verduras y vegetales, permitieron que durante la Guerra de Secesión se diseminara el gusto por las recetas de sopas de tomate, o la adicción de este a ensaladas y salsas.

Por su parte, en España, tiene una importancia capital en platillos como el gazpacho o salmorejo.

Cómo hacer una tradicional sopa de tomate andaluza


Sorprendentemente y como decía en la introducción, en España, la sopa de tomate no es demasiado conocida fuera de las regiones de Andalucía o Extremadura, aunque a efectos prácticos, el gazpacho o salmorejo no dejan de ser, sobre todo este último, una sopa de tomate fría.

Esta variedad que presento hoy, sin embargo, se sirve caliente, resultando ideal para los fríos meses de invierno.

Cuidaremos de que los tomates se encuentren en el punto óptimo de maduración, además de otras consideraciones que detallaré en la receta.

Ingredientes

Instrucciones

Antes de ir con las instrucciones, te recuerdo que ya está disponible a la venta mi nuevo libro: Los Consejos de la abuela.

Si quieres echarle un vistazo, o incluso comprarlo, ya sea en papel o en su versión digital, pulsa en este enlace ¡De verdad que estoy segura que te encantará!

  1. Seleccionaremos un kilo de tomates maduros, teniendo en cuenta que estos no sean demasiado ácidos, y tengan un rendimiento aceptable con base en su precio. De entre todas las variedades que encontramos habitualmente en el mercado, el tomate pera o corazón de buey se posicionan como buenos candidatos, especialmente el primero, considerado el mejor tomate para cocina.
  2. Dado el precio al alza de los tomates, quizá nos convenga en determinadas circunstancias optar por tomate pelado entero en lata, los cuales arrojan un precio bastante más atractivo. Primeramente, picaremos la cebolla y el ajo en brunoise, mientras que el pimiento verde lo cortaremos en juliana. Rehogaremos todo en un sauté, o una sartén honda en su defecto, a fuego bajo con un chorro de AOVE.
  3. Entre tanto, escaldaremos los tomates. Probablemente, quienes sean hábiles cocineros y dispongan de un buen cuchillo perfectamente afilado, puedan saltarse este paso. Llenaremos de agua una cacerola amplia, colocándola a fuego máximo hasta que rompa a hervir. Al mismo tiempo, realizaremos una incisión en el culo del tomate poco profunda, en forma de cruz.
  4. Prepararemos un bol con agua fría y hielo para cuando los saquemos, romper la cocción. Introduciremos los tomates cuando el agua entre en ebullición, y no los sumergiremos por más de 8 o 10 segundos, tiempo suficiente para que la piel pueda desprenderse con facilidad. Los sacaremos con una araña y trasladaremos al baño maría inverso que habíamos preparado.
  5. Ahora sí, tras unos segundos, pelaremos, despepitaremos y cortaremos en concassé los tomates. Sigue rehogando el sofrito de hortalizas a fuego mínimo, dejando que suden y caramelicen. A continuación, elevando el fuego al máximo, agregaremos el tomate escurrido. Con el objetivo de contrarrestar la acidez, si fuera necesario, sumaremos una cucharadita de azúcar blanquilla.
  6. Personalmente, creo que el tomate, y en especial esta sopa, merecen un toque de acidez que no desvirtúe el sabor auténtico del producto. Evaporada toda el agua del tomate, volveremos a bajar el fuego al mínimo, friéndolo durante 15 minutos con la tapa puesta. Recuerda echarle un vistazo de vez en cuando, ya que el tomate tiende a agarrarse en el fondo de las sartenes.
  7. Habremos obtenido así una especie de salsa de tomate concentrada, perfectamente válida para aderezar guisos o comer tal cual acompañada de un huevo, como si de un pisto se tratase. Seguidamente, verteremos el caldo de pollo y sazonaremos, dejando cocer el conjunto por 10 minutos para que los sabores converjan y se mezclen adecuadamente.
  8. Aquí podemos optar por los clásicos sopones de pan que deben cocer unos minutos o, en su defecto, limitarnos a aromatizar con la hierbabuena y el tomillo. Igualmente, hay quien se decanta por consumirla en bruto, con los tropezones visibles o, los que la prefieren triturada. Como sugerencia de presentación, te propongo servirla junto a un huevo escalfado.
  9. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Me llamo Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora web adoro la cocina ¡Espero que disfrutes de estas deliciosas recetas de la abuela tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.