Receta de torta tres leches

Torta tres leches

Postres 149 Última Actualización: 10/04/2024 Creado: 10/04/2024
Torta tres leches
  • Raciones: 8 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 50
  • Tiempo de Cocinado: 35
  • Calorías: 380
  • Dificultad: Fácil


Ver en Instagram

Esta Semana Santa, al regreso de mi viaje, paré al azar para comer en un restaurante Latinoamérica con aires venezolanos, donde, entre otras cosas, me sirvieron un delicioso postre hasta ahora desconocido para mí. Me maravilla la cocina latinoamericana porque se retroalimenta positivamente con la tradición española, empleando muchas veces productos que resultan transversales. De pasmosa sencillez, la torta de tres leches logra fascinar a los que la prueban.

Indagando por internet, he podido saber que nadie consigue ponerse de acuerdo con respeto a sus orígenes; no obstante, México y Nicaragua se disputan este honor. Seguramente nació a la luz de una campaña promocional desarrollada por las compañías fabricantes de leche enlatada, con el objetivo de impulsar sus ventas. Tal acontecimiento tendría lugar a comienzos del siglo XX, pues la leche evaporada y condensada no ocuparía los estantes de los supermercados hasta el año 1850.

Rápidamente, la torta de tres leches se hizo notablemente famosa en México, Puerto Rico, Cuba y Guatemala, convirtiéndose en la tarta por excelencia de los cumpleaños y celebraciones. Más tarde, su influencia se expandiría por el Caribe, asentándose en otras regiones del continente. Surgieron desde entonces infinidad de versiones, siendo la más popular aquella que presenta un bizcocho empapado con leche evaporada y crema de leche, acompañándose con un merengue.

De aquí, divergen varias interpretaciones, todas ellas respetando la receta base y agregando, adicionalmente, ciertas coberturas o decoraciones que buscan poner la nota diferenciadora. Incluso, en algunas regiones de Centroamérica, emborrachan el pastel con ron, mientras que en El Caribe optan por la crema de coco, en sustitución de la leche condensada. Actualmente, puede encontrarse en los menús de muchos restaurantes a lo largo y ancho del continente americano.

Ingredientes

Instrucciones

Antes de ir con las instrucciones, te recuerdo que ya está disponible a la venta mi nuevo libro: Los Consejos de la abuela.

Si quieres echarle un vistazo, o incluso comprarlo, ya sea en papel o en su versión digital, pulsa en este enlace ¡De verdad que estoy segura que te encantará!

  1. Comenzaremos con el bizcocho, separando en dos boles diferentes las claras y las temas. Al bol de las yemas, añadiremos 150 g de azúcar y una pizca de sal, batiéndolas hasta conseguir blanquearlas, haciéndose evidente cuando la textura haya tornado en cremosa, doblando su volumen. Añadiremos también el extracto de vainilla y la leche entera, integrándolo todo.
  2. Aparte, montaremos las claras con una varilla a punto de nieve duro, insuflando aire con un movimiento envolvente de abajo hacia arriba, meneando insistentemente, pudiendo emplear, si disponemos de ellas, unas varillas eléctricas, ahorrándonos tiempo y cansancio. Continuaremos batiendo mientras que incorporamos el azúcar restante, creando picos capaces de sostenerse.
  3. Trasladaremos las claras en dos o tres veces al bol de las yemas, mezclando, que no batiendo o removiendo, utilizando una lengua que describirá, del mismo modo que montamos las claras, movimientos envolventes. Seguidamente, mezclaremos la harina con la levadura química, tamizándolas en el bol de las claras y las yemas, nuevamente, con movimientos suaves y pausados.
  4. Cuando ya no queden grumos, engrasaremos el molde con la mantequilla, en este caso, uno de forma rectangular, transfiriendo la masa anterior. Daremos unos pequeños golpes en el fondo, dejando caer el molde desde una altura prudencial, eliminando así el aire que pudiera contener. Coceremos le bizcocho a 180º, con calor abajo, durante 20 minutos o hasta que esté dorado.
  5. Igual que procederíamos con un bizcocho normal, introduciremos un palillo en al centro con el fin de averiguar si se encuentra completamente cocido. Lo sacaremos del horno, dejando que se enfríe. Entretanto, en un bol, reuniremos la leche evaporada, la nata para montar junto a la leche condensada y el extracto de vainilla. Agujerearemos el bizcocho repetidamente con un tenedor.
  6. Verteremos un poco de la mezcla de tres leches sobre el mismo, empapándose y volviéndose mucho más tierno. Lo filmaremos al ras, mandándolo a la nevera por un tiempo mínimo de 4 horas para que se reblandezca aún más, enfatizándose los aromas y sabores. Finalmente, montaremos la nata hasta que quede bien cremosa, seguida del queso mascarpone y el azúcar.
  7. Cubriremos el bizcocho con la nata montada de manera homogénea, ayudándonos de una espátula de repostería. A modo de colofón, espolvorearemos un poco de canela molida por encima, culminando con una guinda o cereza, o cualesquiera fruta fresca de la que dispongamos por casa. Se antoja muy apetecible si además la acompañamos con un rico helado de horchata.
  8. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Me llamo Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora web adoro la cocina ¡Espero que disfrutes de estas deliciosas recetas de la abuela tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.