Receta de pan de molde con queso, ajo y perejil

Pan de molde con queso, ajo y perejil

Otras 289 Última Actualización: 28/02/2024 Creado: 28/02/2024
Pan de molde con queso, ajo y perejil
  • Raciones: 8 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 120
  • Tiempo de Cocinado: 35
  • Calorías: 320
  • Dificultad: Media


Ver en Instagram

El pan, tan cotidiano, un elogio a la neutralidad que consigue engrandecer cualquier alimento con su inestimada presencia. Los orígenes del pan nos conducen casi hasta el caldo primigenio que dio forma y fondo al hombre actual, en la época Neolítica, cuando ya se coqueteaba con las semillas y los cereales. Una vez triturados y adecuadamente mezclados con agua en su justa proporción, daban lugar a una especie de papilla, la cual aprendieron a cocer por casualidad.

Ese momento marcaría un antes y un después en la manera que tenemos los seres humanos de alimentarnos, uniéndose de manera indivisible a la evolución, tomando posición en todos los acontecimientos que acaecerían luego. Evidentemente, el proto pan que consumían los primeros habitantes carecería del refinamiento actual, consistiendo básicamente en una torta plana bastante compacta. Fueron los egipcios los encargados de dotar al pan de una enjundia superior.

Tanto es así, que el pueblo llano se alimentaba de pan y cebolla, en este caso, una masa que sí se sometía a fermentación, diferenciándola ya del pan sin levadura, denominado pan ácimo. Más tarde, los griegos rescataron este legado, perfeccionándolo aún más e incorporándolo en la dieta mediterránea. El español medio consume una media de 22 kilos de pan al año, cantidad nada desdeñable que, sin embargo, decrece anualmente. ¿El motivo? Una persecución muy injusta.

Es posible integrar el pan en nuestra dieta diera sin que revierta en un desequilibrio de los macronutrientes, acotando su consumo a una pequeña ración. Hoy os traemos una receta maravillosa, de esas que, pese a su sencillez, causan auténtico furor en una mesa de celebración. Esta trenza de pan de molde con queso, ajo y perejil, se presenta como una deliciosa solución para sostener delicadamente, por ejemplo, unos boquerones en vinagre o carne mechada.

Ingredientes

Instrucciones

Antes de ir con las instrucciones, te recuerdo que ya está disponible a la venta mi nuevo libro: Los Consejos de la abuela.

Si quieres echarle un vistazo, o incluso comprarlo, ya sea en papel o en su versión digital, pulsa en este enlace ¡De verdad que estoy segura que te encantará!

  1. En un cuenco verteremos el agua, seguida de la levadura, disolviéndola con un tenedor. Añadiremos el azúcar, el queso en polvo o, en su defecto, rallado, la sal y, por último, la harina, que espolvorearemos al mismo tiempo que con la otra mano removemos con la cuchara. La masa resultante contendrá un alto porcentaje de humedad, haciéndose necesario que repose 10 min.
  2. Tras el primer reposo, la volcaremos sobre una mesa de trabajo ligeramente enharinada, trabajándola con el típico amasado francés durante 10 o 15 minutos. Nuevamente, dejaremos que descanse para que pierda tensión, volviendo a darle un amasado final de 5 minutos. Introduciremos la masa en el bol previamente engrasado, cubriéndola con un paño húmedo.
  3. Transcurrida 1 hora aproximadamente, desgasificaremos la masa con los nudillos, estirándola hasta forma un rectángulo de un grosor de medio centímetro. Entretanto, trituraremos los ingredientes del relleno, pasándolos, a ser posible, por una procesadora de alimentos. Esparciremos el relleno por encima, extendiéndolo de tal manera quede perfectamente uniforme.
  4. A continuación, procederemos a enrollar la masa por el lado más largo, plegándola sobre sí misma, como si de un rulo se tratase. Cortaremos el rollo de manera longitudinal, obteniendo dos tiras iguales. Utilizaremos un cuchillo bien afilado o, incluso, una cuchilla de panadero. Finalmente, trenzaremos ambas tiras, procurando compactarlas, pero sin ejercer una presión exagerada.
  5. Dispondremos el pan en un molde plumcake, engrasándolo y enharinándolo si el antiadherente estuviera demasiado deteriorado. Taparemos con film transparente, dejándolo fermentar al menos una hora, o hasta que haya visto doblado su volumen inicial. Precalentaremos el horno a 175 °C, introduciendo el pan dentro del molde a media altura por un tiempo estimado de 35 minutos.
  6. Cuando adquiera un apetecible color dorado en toda la superficie, retiraremos del horno, permitiéndolo enfriar sobre la rejilla, desmoldándolo cuando se atempere. Comprobarás que el queso no solo aporta un potente sabor, sino que también confiere a la masa una jugosidad irresistible. Te recomiendo que lo guardes protegido del aire, evitando así que se enrancie.
  7. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Me llamo Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora web adoro la cocina ¡Espero que disfrutes de estas deliciosas recetas de la abuela tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.