Receta de tortilla de patatas

Tortilla de patatas

Patatas 408 Última Actualización: 05/01/2024 Creado: 05/01/2024
Tortilla de patatas
  • Raciones: 6 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 30
  • Tiempo de Cocinado: 45
  • Calorías: 360
  • Dificultad: Fácil


Ver en Instagram

La tortilla de patatas representa un insigne emblema de la gastronomía española, algo así como un distintivo inequívoco que a través del cual podríamos estudiar nuestra cultura. La patata y el huevo, tan humildes en su concepción, se prestan a multitud de elaboraciones, no obstante, cuando se fusionan, consiguen complementarse mutuamente, ofreciendo una gran experiencia gustativa. Nadie reniega de ella, apeteciéndose a cualquier hora: almuerzos, comidas o cenas.

Pocos saben cuáles son sus verdaderos orígenes, obcecados siempre en una estéril batalla para determinar si la tortilla de patatas lleva o no cebolla. Tal vez, atendiendo a su pasado, seamos capaces de descifrar tan elevada cuestión, enterrando de una ve por todas el hacha de guerra. Originalmente, la tortilla de patatas se venía preparando en Extremadura desde 1798, concretamente en la espléndida Villanueva de la Serena, una de las grandes ciudades de la región.

Diferentes investigadores sostienen otras posturas, sin embargo, todo parece apuntar a que la tortilla de patatas comenzó a incorporar cebolla mucho más tarde, a raíz de la Guerra Civil. Por tanto, podemos afirmar, consagrándonos a la historiografía presente, que, efectivamente, los detractores de la cebolla estarían en lo cierto. A pesar de todo, la cocina tiene un marcado carácter voluble, por lo que estaría sujeta a interpretación en función de un contexto determinado.

En reiteradas ocasiones, el afamado chef David Muñoz, ha defendido la versión clásica, esgrimiendo argumentos de peso, tales como que el huevo no terminar de casar con el dulzor pronunciado de la cebolla. A este respecto, solo podemos opinar que es simplemente una cuestión de gusto personal, ya que a un servidor le chifla dicha combinación. Seréis testigos en las próximas líneas de un minucioso y neurótico ritual perfeccionado durante muchísimos años.

Ingredientes

Instrucciones

Antes de ir con las instrucciones, te recuerdo que ya está disponible a la venta mi nuevo libro: Los Consejos de la abuela.

Si quieres echarle un vistazo, o incluso comprarlo, ya sea en papel o en su versión digital, pulsa en este enlace ¡De verdad que estoy segura que te encantará!

  1. La sagrada liturgia comienza peleando las patatas, específicamente, una variedad que se encuentra disponible en todo el territorio nacional y que resulta muy versátil. La kennebec nueva es la patata del país por excelencia, sirviendo no solo para pochar, sino también para asar o, incluso, cocer. Pese a su textura harinosa, no se desmorona con facilidad, revelando un sabor potente y agradable que la convierte en la preferida por muchos cocineros españoles.
  2. Después de pelarlas, procederemos a cortarlas con una mandolina o, en su defecto, un cuchillo cebollero bien afilado. Buscamos un grosor intermedio, de 2 mm aproximadamente, lo que resultará en una patata tierna que no se deshaga a la primera de cambio. La mandolina puede ayudarnos en dicha tarea, estandarizando el corte para un resultado absolutamente perfecto.
  3. Seguidamente, las sumergiremos en agua fría, eliminando parte del almidón presente en su superficie, responsable luego de que la patata tienda a pegarse. Entretanto, pelaremos y cortaremos la cebolla en juliana no demasiado fina, caramelizándola en un sauté con un poco de aceite de oliva virgen extra y una nueza de mantequilla, sin olvidarnos de sazonar generosamente.
  4. La sal acelerará el proceso de osmosis, consiguiendo una caramelización más temprana. No es necesario agregar azúcar o vinagres azucarados, bastando tan solo fuego bajo y paciencia. Iremos removiendo constantemente para evitar que se pegue, mojándola de vez en cuando con agua si fuera necesario. El proceso podría llegar a dilatarse 1, aunque con 30 min sería suficiente.
  5. Tan solo tendremos que preocuparnos de evitar que la cebolla quede con una textura cristalina, dejando que sude lo suficiente como para presentar un bocado tierno y jugoso, sin necesidad de que llegue a caramelizarse del todo. Al mismo tiempo, escurriremos las patatas, pochándolas en una parisién provista de abundante aceite de oliva virgen extra suave, a fuego muy, muy bajo.
  6. Transcurridos unos 30 minutos, la patata estará lo suficientemente blanda, sacándola bien escurrida a un plato cubierto con papel de cocina absorbente. En un bol, batiremos los huevos junto a las yemas, agregando las patatas y rectificando de sal en caso de ser necesario. Mantendremos las patatas sumergidas alrededor de 30 minutos, incorporando además la cebolla.
  7. Este interludio, donde la patata permanece empapada del huevo media hora, es uno de los trucos que nos asegura una textura cremosa. Pasado el tiempo, en una sartén antiadherente con suficiente fondo, echaremos un chorrito de aceite de oliva virgen extra, manteniéndola a fuego mínimo, tras lo cual, verteremos la mezcla, sin subir el fuego, meneándola ligeramente.
  8. Continuaremos meneándola con movimientos envolventes, lo que irá poco a poco cuajando el huevo. Un error común es subir el fuego en exceso, lo que creará una costra dorada que nos aportará notas amargas. La mejor tortilla luce con un color amarillo radiante, sin zonas tostadas. Tras 8 minutos, y valiéndonos de un plato, le daremos la vuelta, cocinándola durante 8 min más.
  9. El punto de la tortilla variaría en función de la sartén y su grosor, la potencia del fuego y, por supuesto, del toque personal que queramos darle. Siguiendo estas instrucciones, obtendremos un resultado jugoso, sin llegar al punto extremadamente líquido de la tortilla al estilo de betanzos. Como sugerencia de presentación, te proponemos servirla acompañada de una hogaza de pan.
  10. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Me llamo Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora web adoro la cocina ¡Espero que disfrutes de estas deliciosas recetas de la abuela tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.