Receta de potas en salsa receta de la abuela

Potas en salsa Receta de la Abuela

Mariscos 4479 Última Actualización: 17/07/2023 Creado: 17/07/2023
Potas en salsa Receta de la Abuela
  • Raciones: 4 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 45
  • Tiempo de Cocinado: 120
  • Calorías: 420
  • Dificultad: Fácil


Ver en Instagram

Hoy os traigo una deliciosa receta de potas en salsa de la abuela al estilo canario que hará que os chupéis los dedos. Pero como siempre, empecemos conociendo mejor este popular plato.

La pota en salsa es un plato con fuerte arraigo en Canarias, isla bendecida con el don de la abundancia, lo que trasluce en su rica y singular gastronomía.

Como no podría ser de otro modo, los productos del mar son protagonistas esenciales en sus platos, como este guiso que pretende dignificar un producto a veces injustamente denostado; la pota.

Este cefalópodo, de aspecto similar al calamar, la jibia o la sepia, encuentra cobijo a lo largo de todo el litoral canario.

Las especies más abundantes y valoradas son la sepia negra o la voladora, esta última comercializada masivamente en otras regiones como Galicia.

Diferencias entre la pota y el calamar


Existen ligeras diferencias entre la pota y el calamar, no solamente a nivel a anatómico, presentando la primera un cuerpo más alargado, de color violeta, sino también en lo que se refiere a sus cualidades organolépticas. La carne de la pota es más firme y dura, demandando de este modo largas cocciones.

Si los ejemplares capturados son excesivamente grandes, pueden desprender un fuerte y desagradable aroma a amoniaco, por lo que siempre seleccionaremos piezas pequeñas.

Asimismo, sus valores nutricionales son similares a los del calamar, destacando su alto contenido en proteínas y grasas de alta calidad.

Ante esta certeza, la pota necesariamente requiere de cocciones largas y lentas que reblandecerán su carne, convirtiéndola en bocado suave, delicioso y agradable.

Por si fuera poco, es notablemente más económica que el calamar, elemento diferenciador a tener en cuenta en estos tiempos que corren.

En cualquier caso, si os gustan los calamares, recordad que en el blog podéis encontrar suculentas recetas de la abuela con ellos como los increíbles calamares en salsa, los deliciosos calamares rellenos, o los también deliciosos calamares en su tinta, entre otras.

Cómo hacer potas en salsa


Cocinar potas en salsa es muy sencillo si partimos de una serie de premisas básicas, fundamentalmente dos: una buena materia prima fresca y un sofrito de bandera.

Antes de empezar con la receta, debes saber que existen diferentes versiones de la receta de pota en salsa. Personalmente he optado por, posiblemente, la más tradicional y famosa, y para mi gusto, la más rica de todas: la pota voladora al vino.

Estoy convencida de que no dejarás de mojar pan en esta salsa que reconcilia mar y tierra, compartiendo lo mejor de la dieta mediterránea y canaria: productos frescos y saludables.

¡Vamos con la receta!

Ingredientes

Instrucciones

Antes de ir con las instrucciones, te recuerdo que ya está disponible a la venta mi nuevo libro: Los Consejos de la abuela.

Si quieres echarle un vistazo, o incluso comprarlo, ya sea en papel o en su versión digital, pulsa en este enlace ¡De verdad que estoy segura que te encantará!

  1. Las Islas Afortunadas, como se conocía a Canarias en la Mitología griega, tiene innumerables similitudes con Grecia, lo que se hace evidente sobre todo a través de su gastronomía y en este caso estamos en uno de esos platos que tiende un puente cultural entre ambos lugares. Podemos sustituir la pota por calamar o sepia, empleando como vino un Sauvignon blanc o Albariño.
  2. A veces descuidamos el vino que vamos a utilizar para cocinar, como si fuera algo del todo irrelevante, sin embargo, debemos grabarnos a fuego esta máxima: no emplees para cocinar un vino que no te beberías. Comenzaremos limpiando los voladores, del mismo modo que haríamos con un calamar. No olvides a la hora de adquirirlos que es un producto con mucho desperdicio.
  3. Sacaremos la espada, al mismo tiempo que extraeremos los tentáculos, que arrastraran tras de sí las vísceras. Daremos la vuelta a la pota, lavándola con abundante agua fría, cerciorándonos de que no queda absolutamente nada de tierra. Asimismo, arrancaremos ese fino velo violáceo que cubre todo el cuerpo, dejando tan solo la carne nacarada sin mácula y escurriéndola.
  4. Aprovecharemos por supuesto los tentáculos, que lavaremos concienzudamente, separándolos de la boca, una protuberancia de textura cartilaginosa que desecharemos. Secaremos con un paño de algodón limpio o papel de cocina absorbente, cortando los voladores en anillas de un centímetro de grosor. Calentaremos el aceite de oliva en un sauté o, en su defecto, una cazuela baja de fondo grueso a fuego bajo.
  5. Seguidamente, echaremos la cebolla en juliana muy fina y los ajos en láminas, rehogándolo todo 6 u 8 minutos hasta que se hayan vuelto transparentes. Una vez tierna y traslúcida, incorporaremos la pota, tapando el sauté a la vez que subimos el fuego al máximo, evaporando así el líquido. Aparte mezclaremos el concentrado o pasta de tomate con el vino blanco removiéndolo bien.
  6. Verteremos sobre la sepia y añadiremos los aromáticos, que transferirán su perfume gracias a los alcoholes, tanto el laurel como las pimientas y el azúcar que rebajará la acidez del tomate. Menearemos nuevamente y dejaremos que cueza a fuego mínimo alrededor de una hora y media, echando en caso de ser necesario un vaso de agua mineral para evitar que se agarre.
  7. Probaremos el punto de la pota y rectificaremos sazón, reduciendo la salsa hasta que prácticamente solo queden las hortalizas y el aceite. Esta misma elaboración admite pulpo, siendo necesario escaldarlo en una mezcla de agua y vinagre por unos minutos. Posteriormente, lo pelaremos y cocinaremos igual que la sepia, dándole tal vez 30 minutos más.
  8. Como sugerencia de presentación, te propongo servir la pota junto a la salsa acompañada de una guarnición que busque equilibrar los macros del plato, como un delicioso arroz blanco. Tampoco pasaremos por alto el maridaje, combinando exquisitamente con los mismos vinos que recomendé para el guisado. Te aseguro que se convertirá en un imprescindible.
  9. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Me llamo Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora web adoro la cocina ¡Espero que disfrutes de estas deliciosas recetas de la abuela tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.