Receta de sopa de albóndigas de la abuela

Sopa de albóndigas de la Abuela

Carnes 2216 Última Actualización: 20/08/2023 Creado: 07/06/2023
Sopa de albóndigas de la Abuela
  • Raciones: 6 Persona(s)
  • Tiempo de Preparación: 45
  • Tiempo de Cocinado: 90
  • Calorías: 460
  • Dificultad: Fácil


Ver en Instagram

Los recetarios antiguos domésticos de España escriben entre sus páginas multitud de odas a las albóndigas, ese bocado esférico perfecto que entusiasma a niños y adultos y que ya hemos visto en otras deliciosas recetas de la abuela, como la de las deliciosas albóndigas en salsa española, o las no menos increíbles albóndigas en salsa de almendras.

La sopa de albóndigas parece haber sido relegada al olvido, sin embargo, las personas habituales del blog ya sabréis que me encanta rescatar todas estas elaboraciones con sabor a antaño.

Este platillo fue habitual en nuestro país hace ya algo más de un siglo, especialmente en Galicia, donde todavía alguna aldea lo conserva, aunque en el resto de España es menos habitual, salvo quizá en Andalucía.

Se trata de un delicioso consomé, casi transparente, donde destacan las hortalizas.

Por su parte, las albóndigas se componen de una mezcla de ternera y magro de cerdo, empapándose del caldo y volviéndose irresistiblemente tiernas.

Todavía hay zonas de Europa en las que se conserva la tradición de la sopa de albóndigas, como en Alemania, muy propicias para los días de fiesta. Injustamente denostadas, las albóndigas eran plato reservado a las clases acaudaladas.

El ya mencionado en otras ocasiones, Marco Gavio Apicio, recogía en su obra de capital importancia De re coquinaria recetas de albóndigas hechas a base de pavo, pollo, cerdo, vacuno o, incluso, conejo.

La carne se picará finamente, mezclándose con miga de pan y una sazón, hirviéndolas más tarde en agua salada, en ocasiones también especiada. Del mismo modo, recoge otra formulación en la que la carne se embute en tripas de cerdo, sin compactarse demasiado.

En cualquier caso, los primeros documentos que atestiguan el consumo de albóndigas en España se encuentran en la actual Andalucía, datando del siglo XII - XIII. Las clases populares adquirían las albóndigas ya cocinadas en los mercados, ahora sí, moldeadas a semejanza de las actuales y fritas.

A comienzos de siglo, afamados cocineros como Francisco Martínez Montiño, dejan constancia de las albóndigas castellanas, cocidas con verdura picada y dentro de un caldo sustancioso.

Cómo hacer sopa de albóndigas de la abuela



Tenemos, pues, por un lado, las albóndigas y, por otro, el caldo.

Como no me cansaré de repetir, al igual que aquel famoso anuncio de la franquicia de pizzas, el secreto está en la masa. Solemos pecar cuando cocinamos de exceso o defecto de grasa, en este caso, y casi siempre que se trata de carnes molidas, de defecto.

Conseguiremos la untuosidad y jugosidad deseada, combinando la ternera con el cerdo, y agregando un porcentaje generoso de grasa. ¡A los fogones!

Ingredientes

Instrucciones

Antes de ir con las instrucciones, te recuerdo que ya está disponible a la venta mi nuevo libro: Los Consejos de la abuela.

Si quieres echarle un vistazo, o incluso comprarlo, ya sea en papel o en su versión digital, pulsa en este enlace ¡De verdad que estoy segura que te encantará!

  1. En un bol mezclaremos las carnes picadas y el tocino, seguidas de un ajo finamente picado, los huevos previamente batidos, el vino, el perejil picado, sazonando el conjunto. Integra homogéneamente los ingredientes con la mano, sin miedo, amasándolos concienzudamente. Dejaremos reposar un par de horas tapado con film en la nevera, potenciando los sabores.
  2. Transcurrido el tiempo, formaremos bolas de unos 30 g. cada una, pudiendo utilizar nuestras manos ligeramente enaceitadas o, en su defecto, un sacabolas de helado. Saldrán alrededor de 26 unidades, suficientes para saciar el apetito de 6 comensales. Desmenuzaremos el queso azul en trozos muy pequeños, introduciéndolo en el centro de las albóndigas con la ayuda del pulgar.
  3. Cerraremos el agujero y compactaremos la masa apretándola con fuerza, sin que se noten vanas. Repetiremos el proceso hasta ver agotada toda la masa, pasándolas posteriormente por harina de trigo para freírlas. Evita que carguen demasiada harina, o corremos el riesgo de que tomen un sabor ciertamente desagradable. Sacúdeles si observas que la capa que las recubre es muy gruesa.
  4. En una parisién o en una sartén honda verteremos abundante aceite de oliva virgen extra, preferiblemente suave. Lo calentaremos a fuego medio hasta que alcance los 180ºC más o menos. Freiremos por tandas, no introduciendo más de 7 u 8 en cada una de ellas, o la temperatura del aceite descenderá drásticamente. Fríelas tan solo un minuto por cada lado, ya que terminarán de cocerse luego.
  5. Sácalas de la sartén con una araña, dejándolas sobre un plato amplio previsto de papel de cocina en el fondo. Procura que se mantengan calientes en el corto espacio de tiempo que preparamos el caldo. Cortaremos la cebolla en mirepoix, salteándola en una cacerola con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra a fuego medio - bajo, permitiendo que sude hasta quedar transparente.
  6. Intenta que no tome color, por lo que no debería llevarte más de 5 minutos. Añadiremos la harina, cocinándola durante un minuto antes de incorporar el caldo de pollo casero caliente. Salpimienta, remueve y cuece a fuego muy suave durante 10 minutos. Retira con una espumadera la espuma que se ha formado en la superficie, y bate la salsa con el túrmix en la misma cacerola.
  7. Volveremos a llevar la salsa al fuego, esta vez con las albóndigas dentro, cociendo todo durante 1 minuto más. Como sugerencia de presentación, te propongo repartir las albóndigas en 6 cuencos calientes, coronando con un poco de perejil fresco picado y almendras laminadas. Serviremos caliente y acompañadas de las siempre triunfantes patatas fritas.
  8. ¡Qué aproveche!

Otras recetas que te pueden gustar

Autor Cristina Cristina

¡Hola! Me llamo Cristina, soy cordobesa y además de diseñadora web adoro la cocina ¡Espero que disfrutes de estas deliciosas recetas de la abuela tanto como yo!


Si te gustan mis recetas y te gustaría valorar mi trabajo, puedes, si lo deseas, hacer una donación. Me hará muchísima ilusión y te estaré muy agradecida :)

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Newsletter

Regístrate para recibir nuevas recetas y consejos.